Translate

viernes, 14 de septiembre de 2018

HAY DÍAS QUE ME ACUERDO DE TI

Seguimos viviendo abuela. Hay días buenos y días malos pero seguimos.

Mi hermana ahora trabaja en el mismo sitio que yo, a ver si hay suerte y se queda mucho tiempo. Va, dilo, que buena es....
Papá sigue bien como siempre, el Manolo tú sabes.
Mamá también está bien aunque te eche de menos. Como todos pero claro ella más.
Yo también sigo bien no te preocupes.

Hay días que me acuerdo de ti y otros que también. Hay días que me río al hacerlo y otros que no.

Cuando hay tormenta me río porque sé que te asustaban y a mí me encantan.

Cuando sale alguien del PP en la tele me acuerdo de ti porque los odiabas. Yo también.

Cuando oigo un chiste de verde me acuerdo de ti porque te sonrojabas.... Pero los contabas.

Voy al gimnasio y me acuerdo de ti porque me dirías que no me hace falta, porque para ti siempre estaba bien, aunque estuviera echando barriga...

Ahora llevo una coleta y creo que no te gustaría pero también sé que te reirías.

Abuela me he hecho un tatuaje y sé que no te gustaban, pero la letra del centro en por ti aunque no me hacía falta para recordarte.

Cuando esta gente abre las ventanas y hay corriente me acuerdo de ti porque te molestaba. A mi también.

Otras veces me acuerdo de ti sin venir a cuento, y tengo tus videos y los veo. Y me río... Un poco.

Ahora nadie me hace uñitas y lo hecho mucho de menos. Tengo un aparato que da masajes y lo uso mucho, pero tus uñitas eran mejor.

Ayer vi una película de acción y me acordé de ti porque no te gustaban las películas de violencia. Ni los besos subidos de tono jeje. Qué guarros.

Me siguen gustando las patatas fritas pero ninguna se parece a las tuyas. ¡Y mi hermana me sigue robando patatas!

Nos hemos comprado una tele muy grande y dirías que vaya armatoste... Pero estaba barata no te preocupes.

Por lo demás todo sigue más o menos igual.

Estamos bien abuela, seguimos luchando día a día. Pero hay días que me acuerdo de ti. Y otros también.

¿Tú te acuerdas mucho de mí?

jueves, 23 de agosto de 2018

PEQUEÑA

Estoy sentado en suelo junto a tu cama, apoyo la barbilla en el colchón y te veo dormir.

Quería escribirte lo más bonito del mundo, pequeña.

Quería contarte que verte crecer es crecer yo por dentro.
Quería decirte que cuando te ríes a carcajadas el mundo es un lugar mejor.

Quería explicarte como se siente un hombre cuando escucha la palabra "papá". Como te sientes invencible y asustado al mismo tiempo. Como rompería el mundo por ti y como me paralizo ante cualquier pequeña herida que te hagas.

Quería que entendieras que cuidarte es una obligación, enseñarte una responsabilidad y amarte es inevitable.
Que supieras que todo lo hago por ti y que no necesito más recompensa que verte crecer.

Quería de alguna forma hacerte entender que aunque a veces no entiendas mis castigos solo quiero prepararte para una vida que es un poco difícil. Y quería pedirte perdón por los errores que he cometido contigo y los que cometeré. Y quiero que sepas perdonarme porque lo hago lo mejor que sé. Tuve buen ejemplo, pero no sé si presté atención.

Querría poder decirte que los finales son siempre felices como en los cuentos pero no querría mentirte  No existen los cuentos, pero tú debes ser la protagonista. Que en el mundo tendrás que ser guerrera, pero en casa siempre serás princesa.

Quiero recordarte que serás una mujer y eso debe ser tu primer orgullo y que como mujer no conocerás límite. Y serás el tipo de mujer que quieras ser y con quieras ser. No permitas que nadie te lo niegue. Elige siempre libremente, porque libre te queremos mamá y yo. No hay jaulas doradas pequeña, ni barrotes que se llamen amor. Que tu cuerpo es solo tuyo y es sagrado.

Querría saber enseñarte a respetar, pero también a hacerte respetar. Que tengas el corazón caliente y la cabeza fría. Al revés es mal, mi vida

Quería chivarte que te pareces toda a tu madre y eso es una ventaja en la vida. Y que le hagas caso siempre, porque es lo más grande que he conocido. Y de paso chívale tú a ella que está cada día más guapa.

Querría, pequeña, que nunca sufrieras y que aunque lo daría todo porque así fuera, sé que te tocará hacerlo. Pero te prometo que yo estaré aquí, no para curarte siempre, pero sí para acompañarte. Que tus males serán los míos y que juntos los cargaremos.

Quería recordarte que tienes que ser una luchadora, y en eso tu madre puede enseñarte. Y decirte que vas a dejar huella, porque con tus añitos, ya la has dejado en mí.

Quería rogarte que te cuides siempre, que seas sana y recordarte que solo tienes un cuerpo, cuídalo.

También quería explicarte que los amigos son importantes y que tendrás los que te ganes, no actúes según te traten, mejóralo y lleva la voz cantante. Y quería aprovechar para decirte que nunca dudarás de si es amor o no. Eso se sabe. ¿Cómo? Pues mírame cuando miro a mamá.
A veces duele, pero pequeña, siempre compensa, tarde o temprano compensa. Ama sin medida y sin filtro, si yo hubiera amado con reservas hoy no estaría mirándote.

Quiero enseñarte a no juzgar al diferente ni a reírte de él, porque lo único que elegimos en la vida es lo que hacemos. Todo lo demás nos toca.

Querría tantas cosas mi enana... Decirte que te amo, que tú me haces importante, que me encantas y me encanta como huele tu pelo. Que sueño con morderte la nariz. Que preferiría no tener que matar por ti, pero que no dudes que lo haría. Que mamá es perfecta y yo intento estar a la altura. Que juegues mucho, que rías más, que pises fuerte, que grites cuando debas, que no ocultes tu llanto a quien te quiere pero sí a quien te ataca. Que una sonrisa es el mejor arma y escudo.

Querría tanto esta noche... Pero creo que mejor me quedaré aquí viéndote dormir.

No se me ocurre nada mejor en el mundo.

Te quiero más que a nada, mi pequeña.

miércoles, 22 de agosto de 2018

MI ELECCIÓN

Elegí contar tus lunares en vez de contar estrellas.

Elegí contarte penas en vez de contarme cuentos.

Elegí hacer la guerra contigo en vez de hacer el amor sin ti.

Elegí tus aullidos fuertes en vez de los susurros falsos del mundo.

Elegí darte canciones en vez de darte flores.

Elegí ver juntos las noticias en vez de montarnos películas.

Elegí el camino difícil porque la meta eras tú.

Elegí tu equipaje y quemar el mío.

Elegí tu cachorra y ella me eligió a mí.

Elegí tus enemigos porque los míos se esfuman contigo.

Elegí tus miedos porque los míos son incompetentes.

Elegí ser malo porque tú me ves bueno.

Elegí superar la distancia en vez de superar la rutina.

Elegí que fuéramos especiales y distintos en vez de ser normales y grises.

Elegí ansiedad contigo que depresión a solas.

Elegí sentirme acompañado contigo lejos en vez de sentirme solo contigo en el salón.

Elegí que fueras tú porque tú elegiste que yo fuera yo.

Elegí que jamás haríamos el amor porque eso es de pijos.

Elegí lo que todos quieren, que todos los días fueran especiales.

Elegí lo fácil porque fácil es estar contigo.

Elegí tus fallos porque los míos son invencibles.

Elegí tu llanto en vez de elegir mi sonrisa.

Elegí que fueras mi todo aunque yo solo fuera algo.

Elegí tus ausencias en vez de de cualquier presencia.

Elegí verte dormir a dormir yo.

Porque tus lunares son mi cielo.
Porque tus cuentos calman mis penas.
Porque la guerra la hacemos entre las sábanas.
Porque tus aullidos son susurros para mí.
Porque las canciones son flores contigo.
Porque las noticias nos hacen guerreros de película.
Porque la meta eras tú.
Porque tú equipaje es el más maravilloso regalo.
Porque tú cachorra será mí indomable orgullo.
Porque tus enemigos son los únicos que me hacen daño.
Porque tus miedos son los únicos que me asustan.
Porque soy tu villano favorito.
Porque la distancia es anticipo de nuestra sorprendente rutina.
Porque eres especial.
Porque la ansiedad me da entre tus piernas.
Porque estoy más acompañado a solas pensando en ti que la mayoría del mundo rodeado de personas.
Porque tú me animas a ser yo.
Porque el amor es todo lo que no hacemos en la cama.
Porque todo contigo es especial.
Porque tú no tienes fallos y no ves los míos.
Porque hemos llorado entre risas.
Porque tú no me quitas nada.
Porque tú nunca estás ausente
Porque verte dormir es mi descanso.

Elegi que no quería que tú eligieras.

Te elegí en vez de al mundo.

Porque tú jamás me hiciste elegir.

sábado, 18 de agosto de 2018

LOBA

Media vida diciendo que puedo con todo y que os defendería siempre. Media vida diciendo que soy un monstruo contra quien ataque a los míos. Media vida diciéndolo hasta que me lo creí tanto que olvidé como se siente cuando soy yo el protegido.
Inconsciente de necesitar algo que no tenía.

Y entonces tú.

Las dulces sonrisas las convertiste en aullidos cuando viste mi herida 

Tras tus labios tiernos salieron dos enormes colmillos 

De tus manos suaves nacieron garras 

Y apareció la loba 

Y yo no estaba acostumbrado. Me asombré al ver al animal ante mí frente a todos. Rodeaste tu casa  erizaste tu pelo ante la amenaza. Te plantaste y dijiste basta.

Y ahora me acurruco protegido, herido, levantando poco a poco la cabeza mientras tú me guardas. Hembra alfa.

Y un orgullo me va sanando al verte tan inmensa. Tu rugido resuena en cada rincón y en cada centímetro. Loba.

Para mí son los lametones, para ellos los mordiscos. Para mí las caricias, para ellos los zarpazos.
Cierro los ojos tranquilo pues tú vigilias la guarida. Descanso, me repongo 

Y al despertar está en calma. Rastros de la batalla que sola libraste, mi guerrera  Mi loba.

Me he vuelto a enamorar de ti. De tus ojos eligiendo presa, de tu boca contra la carnaza, de tu rugido ensordecedor. Ya era amor, ya era admiración  ya era necesidad, ya era orgullo, ahora es tranquilidad, es liberación. Ataca loba, puedes, que nadie me toque ahora mientras queda herida. Prometo no retenerte ni encadenarte, prometo firmar tus embestidas y no cuestionarlas ante nada ni nadie. Lo que hagas lo veré bien. Y me dará igual si te ven como una bestia rabiosa pues quien se ofenda recibirá otro aullido mío como respuesta  Pues eres tú quien ha estado contra ellos. Haz lo que debas, di lo que debas y que ladren. Nosotros aullamos.

Y perdona si alguna vez desatendí mi manada, perdón si confundí prioridades, si entregué a otros tiempo robado a nosotros. No volverá a pasar porque además de protegerme me has enseñado y recordado.

Pronto estaré bien, como siempre, como nunca ahora. Y juntos aullaremos a la luna, a las sábanas y a los cazadores.

Te sabía fuerte, no invencible. Te sabía dura, no irrompible. Sabía que me amabas, no que me protegías. O a lo mejor es que nunca me dejé.

Ven loba, aulla conmigo. Cierra la manada a ver quien se acerca, quien se atreve. Por ti podré contra todo y si no, podré contigo.

Mi guerrera.
Mi loba.

Gracias.

viernes, 1 de diciembre de 2017

ESTO VA DE NOSOTROS

Oh, que hermosa eres, cuánto te amo, cuánto... Para para, que esto no es típico, esto va de ti y de mí.

De dos locos chulos que se ríen del resto del mundo. De uno que se cree superior y una que lo hace sentir así. Esto va de una guerrera y de uno que solo es su lanza.

Esto va de uno que se pone cachondo cuanto te ve insultar a un periodista en la tele. Va de una de que lo anima a ser más prepotente.

Aquí no hay poemas, aquí no hay palabras bonitas, aquí hay putas verdades. Esto va de un  profeta y una diosa atea.

Esto va de uno que matará al padre de la hija que él ama y de una que pondrá la pala para esconder el cadáver. De uno que no la educa para el mundo que existe sino para crear uno nuevo aunque tenga que quemar este. Y de una que será el ejemplo si no sabe como hacerlo.

Esto va de un soldado y de su capitana que no se dan besos sino que se rinden cuando se rozan.

Esto va de un listo y de una que lo inspira. Esto va del gran hombre que hay tras cada gran mujer.

Esto va de uno que chulea de ser un calzonazos por ser el tuyo y de una que nunca me ha pedido serlo. Ni le ha dado más opción.

Un lobo y una loba protegiendo a la cachorra mientras la enseñan a cazar.

Uno que irá al infierno y su diablesa.

Y todo adornado con el color rojo. El de nuestras ideas, el de tus labios, el de tus mordiscos y el de los lápices de la que juega en el salón.

No sé si esto es maravilloso precioso, hermoso... Pero es irrepetible.

Dos locos radicales en un mundo radicalmente imbécil.

No existe otra como tú. No hay otro al que hagas sentir más grande.

Esto va de dos que escupen al mundo sabiéndose mejores. Va de dos rojos no pacíficos.

Todos se sienten especiales. Nosotros lo somos. Desde que nos levantamos hasta que borrachos a solas nos acostamos.

Tan orgullosamente raros que lo raro es que nos hayamos encontrado.

Pero aquí estamos rompiendo cánones por nosotros y para nuestra pequeña. El macho alfa que no manda, la del sexo débil que lo hace fuerte cuando lo lanza contra todo.

Aquí no hay canciones románticas, hay canciones de guerra y en la trinchera reímos. Peleando por ver no quien quiere más, sino quien presume más.

Y no lo entiende nadie ni queremos que lo hagan, no lo necesitamos. Nuestra casa, nuestro Bunker.

Eres tan perfecta que no necesité cambiar. Te quiero tanto que no te permito cambiar. Te quiero libre.

Y así vamos día a día, dos rojos blasfemos tocapelotas.

Y sin embargo, oh qué hermosa eres, cuánto te amo.

lunes, 17 de abril de 2017

DEJAME SER TU DIABLO

Lo rompería todo por ti. Aprovecha que soy el diablo y hazme quemar todo aquello que te daña. Nada tengo que perder si no estás aquí y todo lo he ganado si te tengo detrás, mirando mis espaldas que todo lo pueden cargar, mis miedos y los tuyos.

Soy tan monstruo que puedo asustar tus miedos y devorarlos.

Y es que no nos pasó el tiempo, lo detuvimos todo en un abrazo, en la inmensidad de tus ojos me recargué de valentía, de armadura. De fe.

Aprovecha que soy el diablo y ordéname condenar a quien quieras. Frente a todo estoy aquí para ti.

Soy el perro rabioso que morderá hasta desgarrar cada trazo que te encoge en un rincón.

Soy el villano con experiencia
Aprovecha para que lo sea de tus enemigos.

Yo no necesito la aprobación de nadie solo la tuya, todo lo que me digan o hagan no me roza. Eso solo está al alcance de tus dedos.
Mi sonrisa prepotente es inmune a todo cuando la has creado tú.

Lánzame contra lo que te hiere y dejame herirlos.

Nunca fui un príncipe ni perfecto, ni lo intenté. Soy el desastre explosivo que quiere volar tus inseguridades.

Soy el malo orgulloso de la película, déjame serlo de quien te preocupa.

Pídeme que desate mi locura golpeando tus temores y sus protagonistas.

No quiero ir al cielo.

Pero quiero llevarte a ti.


miércoles, 16 de marzo de 2016

¿Qué hacer?

¿Y qué hacer si cuando veo cielo solo veo nubes moviéndose?

Si sé que la luz del sol solo es una consecuencia de reacciones nucleares, no es una señal ni un camino.
Sí no miento tan bien como para engañarme mucho tiempo.

Sí no soy el cambio de nada y lo veo, si la intrascendencia es volver a empezar una y otra vez sabiendo el final.
Sí soy el desastre reincidente.

Sí cuando tengo miedo tengo miedo, y cuando sonrío también tengo miedo.
Si soy el muelle que se levanta por inercia no por valentía.
Si soy el saco de boxeo que aguanta todos los golpes sin deformarse, pero que tampoco devuelve ninguno. Ni escapa.

Si soy el niño malo, tan malo como niño.
Un desastre reincidente.

Si he comprobado que un día solo es tiempo que precede y antecede a otro. Nada más.
Ni cambiará el mundo ni sus habitantes. Incluido yo.
Para lo bueno y lo malo, sobre todo para lo malo.

Sí las alas son de cera y la libertad de broma.
Y el desastre es reincidente.

Si sé que las raíces te alimentan pero también te mantienen en el sitio de siempre.
Si pagar una factura solo significa esperar la siguiente ahorrando.
Sí dejar de llorar solo sirve para cambiar el pañuelo que limpiará las nuevas.

Un tuit más, un artículo más, un día más. ¿Y?

Si una piedra pesa más que mil flores. Si una piedra es eterna y las flores de marchitan.
Sí decir que lo bueno si breve dos veces bueno es una forma poética de asumir que lo malo es muy largo.

Si la belleza es una interpretación y el dolor es muy real. Si para aprender es necesario tropezar. Si los recuerdos buenos marcan pero los malos te cambian.
Nadie cambió por haber reído, todos cambiamos por haber llorado.

Si hasta los besos pueden comprarse pero las lágrimas no se venden, todos las tenemos gratis.
Sí sí, un desastre reincidente.

Si no te has parado a pensar estas cosas eres afortunado, si eres optimista es porque estás en el periodo entre pañuelos.

¿Qué hacer si soy el niño malo?
¿Qué hacer si soy el desastre reincidente?

Seguir.